loader image

Lo que no sabias de productos light para adelgazar 

Los alimentos light han irrumpido en nuestra alimentación con la promesa de una reducción rápida y segura de peso.

Como no hay legislación específica sobre alimentos light, debes saber que, se considera ligero o light un producto, cuyo aporte de calorías sea 30% menor que su equivalente tradicional. Es decir, en el etiquetado encontrarás la comparación nutricional de ambos productos (del light, y de su homólogo convencional) para que el consumidor pueda valorar si desea adquirir el de bajo en calorías.

¿Es mejor comprar alimentos light?

Los alimentos light no tienen por qué formar parte de una dieta saludable. La preocupación excesiva por la imagen corporal de los últimos años hace que estos alimentos se consuman en exceso o de forma innecesaria. No está justificado que las personas que tienen buenas condiciones de salud recurran a este tipo de alimento. Es más, si se abusa o se hace un uso indiscriminado de ellos en la dieta, aumenta el riesgo de que se produzcan desequilibrios nutricionales. Tal es el caso de personas con obesidad, estudios demuestran que usar sustitutos de azúcar provocó un aumento de peso. Lo anterior se puede explicar por la susceptibilidad hacia los alimentos con azúcar refinada. Es decir, la persona con sobrepeso, puede escoger un alimento light, pero la sensación de dulce en el paladar activará las señales de recompensa en el cerebro, algunas personas son más susceptibles a estas señales y lejos de eliminar un gusto, desencadena una marea de antojos, que culmina en querer más de aquel alimento que le provocó placer y con ello seguir añadiendo kilos en el cuerpo.

Por otro lado, cabe señalar que el uso de producto light es diferente en aquellas personas con baja susceptibilidad hacia los alimentos. Cuando se sigue una dieta equilibrada acompañada de ejercicio, y con un adecuado control en el peso, podría ser útil agregar productos de versión light, ya que se usan en la restricción de energía, sin provocar un sobreuso y estimulación en el paladar del consumidor, es decir, se come y se satisface el antojo, sin caer en provocaciones de querer más.

¿La ingesta de alimentos light me hace perder peso?

 Es necesario entender que no existen alimentos que adelgacen, y las denominaciones «light», «sin azúcar añadido», «bajo en grasas» o similares, no implican obligatoriamente que sean adelgazantes.

La manera más eficaz de perder peso es llevando a cabo una dieta diseñada correctamente y practicar ejercicio físico. Lo cierto es que el consumo de alimentos light no es indispensable, y no es preciso recurrir siempre a ellos para reducir el contenido energético de la alimentación.

Es cierto que su aporte de calorías es, en general, menor respecto a los alimentos convencionales a los que emulan, pero esto no los convierte en adelgazantes. La reducción energética suele hacerse a expensas de los hidratos de carbono y de las grasas, que se reducen o se sustituyen por edulcorantes y sustitutivos de grasas respectivamente. La mayoría de los consumidores que lee los mensajes del envase, asume que se trata de un alimento con un aporte energético considerablemente inferior, pero si se abusa del producto sus efectos son contrarios a lo que se pretende y pueden llegar a causar un aumento de peso. Asimismo, se ha comprobado que no en todos los casos el valor energético de estos alimentos es tan bajo como cabría esperar.

Los alimentos ligeros deben consumirse con moderación

La mayoría de los consumidores desconoce los ingredientes  la composición energética y nutricional de los productos light, por lo que, cuando sustituyen un alimento por su versión ligera, suelen aumentar las cantidades que se consumen, ya que consideran que apenas aportan energía.

Es necesaria una interpretación correcta del etiquetado

Antes de introducir un alimento light en la dieta hay que leer con atención los datos que se incluyen en el etiquetado, en especial el contenido nutricional y la lista de ingredientes, que por ley, se muestran en orden decreciente a su peso, es decir, el de más peso es el que aparece primero, incluidos los aditivos.

Es conveniente comparar la lista de ingredientes del producto light con la del tradicional, así como la composición energética y nutricional de ambos, no sólo por cada 100 g, sino teniendo en cuenta la ración de consumo: puede haber más de una sorpresa. Por ejemplo, si se compara la composición de dos tipos de galleta, ligeras y normales, por cada 100 g la diferencia en calorías es notable, pero si se tiene en cuenta una porción de cuatro unidades, no lo es tanto. Comparar las características de los alimentos light y sus equivalentes tradicionales permite establecer si son adecuados o no a las necesidades de la persona, conocer la composición de lo que se está comiendo y la relación entre calidad y precio.

Para resumir, se recomienda emplear una reducción sistemática de la ingesta de alimentos azucarados refinados y altos en grasa. Es decir en la reducción de peso y eliminación de grasa corporal, primero debe considerarse la adición de  alimentos básicos como; carne de res, pollo pescado y huevo, aumentar la ingesta de verduras, variar el consumo de frutas y añadir grasas sanas, como aceite de oliva, aguacate, frutos secos y mantequilla,  además de incorporar ejercicio a esta ecuación. Siempre sin recurrir a dietas milagrosas extenuantes y sacrificadas con la reducción drástica de alimentos. Con esta base, se puede pensar en usar versiones de alimentos light y tomando siempre en cuenta la susceptibilidad hacia el alimento.

Hola!!! ¿Cómo puedo ayudarte?